loader image

ESIxEllas

Violencias por razones de género

A través de la perspectiva de género, podemos identificar cuáles son las relaciones de desigualdad, vulneraciones de derechos y violencias que se imparten sobre las mujeres y el colectivo LGBTIQ+.

911

Para casos de riesgo o peligro inmediato, comunícate con emergencias.

144

Atención, asesoramiento y contención para situaciones de violencias de género.

1127716463

Si no podés llamar, comunicate por mensaje al Whatsapp de la línea 144.

 2213530500

Si sos de PBA, podés comunicarte por mensaje al Whatsapp y Telegram de la línea 144 bonaernese.

Preguntas frecuentes

A continuación, te dejamos una serie de consejos para que tengas en cuenta:

-Para hacer la denuncia, podés acercarte a la comisaría más cercana de tu domicilio. Si vas a denunciar antes de las 14hs, se recomienda que lo hagas en una Fiscalía. Recordá que el 144 es una línea de asesoramiento y no de denuncia.

-NO es necesario que esperes a hacer la denuncia. Al contrario, las primeras 48hs de desaparición de una persona son las más críticas, y hay muchas más chances de encontrarla en ese período. Es ilegal que se nieguen a tomarte la denuncia por un supuesto límite de tiempo que haya que aguardar.

-Si sos una amiga, te recomendamos contarle a las autoridades TODA la información que sepas. Muchas veces pensamos que estamos protegiéndola al guardar un secreto sobre a dónde fue o con quién está, pero en realidad es crucial dar toda la información para poder encontrarla.

-Si vos hacés la denuncia, intentá brindar los datos más precisos posibles. No olvides incluir la ropa que tenía puesta la última vez que fue vista, el corte y color de pelo, edad, comentar si tenía alguna característica llamativa como un tatuaje o piercing. También es importante que puedas brindar el número de celular y todas sus redes sociales.

-Viralizar fotos de la mujer en situación de desaparición es una decisión conjunta que se toma con el equipo de la fiscalía y los entes que participan de la búsqueda. Nuestra decisión individual y aislada de hacer circular su imagen por medios de comunicación o redes sociales en algunos casos puede entorpecer su búsqueda si es que tiene captores o si se está escondiendo de alguien. Por esto, es importante prestar atención a la fiscalía y al Ministerio de las Mujeres o Dirección de Políticas de Género que interviniese.

Nuestra cultura occidental todavía incentiva e impone en los varones ciertos comportamientos, como la competitividad y la demostración de virilidad a través de la búsqueda del riesgo y el uso de la violencia en distintas circunstancias. A esto llamamos Masculinidad Hegemónica, un modelo que promueve que, para que un varón sea considerado como tal, debe ser activo, fuerte, no expresar sus emociones, no demostrar miedo, ser jefe de hogar y proveedor, ser heterosexual, desear, y tiene un modelo a seguir de hombre que desea, conquistar y poseer a las mujeres, entre otras características. El no cumplir con estas normas implica la estigmatización y discriminación de la masculinidad de aquel hombre que se opone a hacerlo.

Física: Cualquier tipo de agresión que afecte su integridad física

Psicológica: Aquella que causa daño emocional, que afecte el autoestima, degrade, hostigue y afecte su pleno desarrollo y su salud mental.

Sexual: Cualquier acción que vulnere su vida sexual y/o su vida reproductiva, situaciones de coacción, amenazas más allá de que sea o no la pareja o tengan algún vínculo de parentesco. Parece extraño aclarar esto, pero muchas veces desde el vínculo se intentan justificar situaciones de violencia sexual, es por eso importante mencionar que haya o no vínculo o exista o no convivencia la situaciones antes descriptas son de violencia sexual.

Económica y Patrimonial: Se relaciona con aquellas situaciones que perjudiquen los recursos económicos y patrimoniales de la mujer. Puede ser desde el control de sus ingresos, la diferencia de salario por igual tarea, la sustracción o pérdida de objetos y bienes.

Simbólica: Es aquella situación que mediante estereotipos, naturalizan y reproducen lugares de desigualdad, dominación y discriminación hacia la mujer y colectivo LGBTIQ+.

Política: Aquella acción, conducta u omisión que, basada en su género, cause daño o sufrimiento a una o a varias mujeres y personas LGBTIQ+, y que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce y/o ejercicio de sus derechos políticos tanto en el ámbito privado como en el ámbito público, incluyendo a los partidos políticos, los sindicatos, las organizaciones sociales y las organizaciones estudiantiles.

Las desigualdades de género se deben partir del hecho de que se trata de un proceso histórico y complejo de relaciones sociales, basado en la creencia de que las diferenciaciones sexuales, donde lo femenino es inferior a lo masculino, justifican y legitiman relaciones de dominación y privilegios de unos (hombres) sobre otres (mujeres y LGBTIQ+) en todos los referentes sociales; la clase social, el origen, la etnia, la orientación sexual, la identidad de género y la religión, configuran un sistema complejo de opresiones múltiples y simultáneas que producen formas de subordinación y opresión específicas y diferenciadas.

Un estereotipo de género es un prejuicio generalizado acerca de atributos o características que hombres y mujeres poseen o deberían poseer o de las funciones sociales que ambos desempeñan o deberían desempeñar. Un estereotipo de género es nocivo cuando limita la capacidad de hombres y mujeres para desarrollar sus facultades personales, realizar una carrera profesional y tomar decisiones acerca de sus vidas y sus proyectos vitales. Los estereotipos nocivos pueden ser hostiles o negativos (por ejemplo, las mujeres son irracionales) o aparentemente benignos (por ejemplo, las mujeres son protectoras). Por ejemplo, sobre la base de este último estereotipo de que las mujeres son más protectoras, las responsabilidades del cuidado de los hijos suele recaer sobre ellas de manera casi exclusiva.

Podés darte cuenta que vos u otras personas están utilizando estos estereotipos cuando asignan a una persona determinada, hombre o mujer, atributos, características o funciones específicas, únicamente por su pertenencia al grupo social masculino o femenino. Debés evitar su utilización ya que puede generar violaciones a los derechos y las libertades fundamentales. Un ejemplo de lo anterior es la falta de penalización de la violación marital, basada en el concepto social de que la mujer es la propiedad sexual del hombre.

El "techo de cristal" hace alusión a las barreras invisibles que tienen las mujeres y personas LGBTIQ+ para poder acceder a ciertos trabajos, a disponer de un salario igual al de los hombres y ejercer puestos de poder. 

La construcción del techo de cristal es externa e interna, objetiva y subjetiva a la vez. Parte del mismo está constituido por las culturas organizacionales que adoptan criterios de selección y promoción de las personas desde parámetros patriarcales, según los cuales la perspectiva masculina impone los criterios acerca de quiénes pueden ocupar los puestos jerárquicos más altos. También está constituida por los prejuicios y estereotipos respecto del género femenino: la suposición de que las mujeres no tienen las cualidades suficientes para ocupar determinados puestos de trabajo.

El análisis del mercado laboral de las personas mayores a 23 años de edad, afirma que el 22,3% de las mujeres tienen formación universitaria completa contra un  17,4% de los varones, sin embargo en los cargos directivos predominan los varones.

Los mitos del amor romántico influyen en nuestra manera de entender las relaciones, y pueden llevarnos a aceptar, minimizar o tolerar cualquier conducta de nuestra pareja, incluso las que nos lastiman, por temor a fracasar o a no cumplir con estos mandatos y expectativas.

En un noviazgo:

-Nada justifica un golpe o un maltrato,

-Nada justifica una amenaza o una humillación,

-Nada justifica que te controlen, que te aíslen de tus amigues, o que te obliguen a hacer lo que no querés.

En los mitos del amor romántico se refuerzan roles estereotipados para las mujeres y para los varones. A ellas les toca ser pasivas, delicadas, frágiles, e incondicionales, mientras que de ellos se espera que tomen la iniciativa, sean activos, protectores, dominantes y que no demuestren sus sentimientos. Estos “mandatos” los aprendemos desde la infancia, en las relaciones familiares, los mensajes de los cuentos, las canciones, las publicidades, los medios de comunicación, etc.

En ninguna pareja hay una persona más importante o mejor que la otra, la desigualdad es el origen de la violencia.

  • Llamando a la línea nacional 144 o enviando un mensaje de WhatsApp al 112771-6463, 112775-9047 o 112775-9048, te pueden brindar atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia por razones de género. Es importante que sepas que no se trata de una línea de emergencia. El equipo es interdisciplinario y está compuesto por profesionales de las áreas del Derecho, la Psicología, el Trabajo Social y otras áreas afines, capacitades y/o especializades en perspectiva de género.
  • Si vivís en la Provincia de Buenos Aires, podés comunicarte con la línea 144 provincial, a través de Whatsapp y Telegram al siguiente número: 2213530500. 
  • Cualquier persona que sea víctima o tenga conocimiento de una situación de violencia familiar o sexual puede comunicarse las 24 horas, los 365 días del año, desde todo el país y de manera gratuita a la línea 137 o enviar un mensaje de WhatsApp al 11-3133-1000.

Violencia Doméstica: cualquier tipo de violencia ejercida por un integrante familiar. El agresor que tiene o ha tenido algún vínculo de índole familiar con la víctima, parentesco por consanguinidad, afinidad o civil; tutela o curatela; concubinato; o bien, que haya tenido o tenga alguna relación afectiva o sentimental de hecho.

Violencia Institucional: aquella realizada por cualquier perteneciente a cualquier órgano, ente o institución pública, que tenga como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan los derechos previstos en esta ley.

Violencia laboral: aquella que discrimina a las mujeres en los ámbitos de trabajo públicos o privados y que obstaculiza su acceso al empleo, contratación, ascenso, estabilidad o permanencia en el mismo. las amenazas, la intimidación, las humillaciones, la explotación y todo tipo de discriminación.

Violencia contra la libertad reproductiva: cualquier violencia que impida el cumplimiento a decidir libre y responsablemente el número de embarazos o el intervalo entre los nacimientos a las mujeres. (no sé si poner mujeres o personas gestantes).

Violencia obstétrica: violencia,de manera directa o indirecta, que es ejercida por el personal de salud del cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres. (o personas gestantes)

Violencia Mediática: publicaciones o difusión de mensajes e imágenes estereotipados a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, atentando contra su dignidad; utilización de mujeres, adolescentes y niñas en mensajes e imágenes pornográficas, que generen una desigualdad sociocultural.

Mapa interactivo

En este mapa vas a encontrar todos los centros en la Provincia de Buenos Aires en los que te pueden asesorar, asistir y contener en situaciones de violencia de género. Conocé la información básica haciendo click en cada punto. 

No todo lo que dicen es cierto, te dejamos un par de mentiras comunes que debés conocer.

 Los estereotipos de género son la base de las desigualdades y de la violencia por razones de género. Esto es así porque determinan para toda persona una forma de ser y características con “menor valor” y perpetúan afirmaciones erróneas. Ni la profesión, ni el deporte, ni el arte tienen género.

Mientras que a las chicas se las educa para ser madres, sensibles, sumisas y bellas, a los chicos para mostrar fortaleza, valentía e ingenio. Las conductas machistas se construyen sobre estos estereotipos de género. Son acciones y actitudes cotidianas, muchas veces invisibles, que se dan en la forma de relacionarnos y afectan la autonomía y los derechos de las mujeres, lesbianas, travestis y trans.

 - ¿Demostrar quién manda? Es una frase común de escuchar que alimenta a la idea de que el hombre es quién tiene la palabra final. En busca de un mundo dónde todos seamos concebidos realmente como iguales los micromachismos deben dejar de normalizarse.

¿Pensar en ser esposa y ama de casa como único rol de la mujer? Es un tipo de violencia que encierra a la mujer dentro de un estereotipo completamente obsoleto.

El mansplaining es un concepto basado en situaciones en las cuales un hombre interrumpe a una mujer para explicarle algo de manera condescendiente, por el simple hecho de asumir que él tiene un mejor manejo del tema que se esté tratando sin ningún tipo de prueba, desacreditando a su interlocutora simplemente por su género